viernes, 5 de junio de 2015

Dee Dee Ramone: 13 años sin el mitico bajista y fundador de Ramones

Hoy se cumplen 13 años de la muerte del bajista de punk rocknroll más influyente de todos los tiempos, de un ícono de la música, de un genio infravalorado. El 5 de junio se 2002 amaneció con la noticia de la muerte de Dee Dee Ramone y coincidiendo con el decimotercero aniversario de su marcha le dedicamos este pequeño homenaje en forma de post.

Dee Dee Ramone fue encontrado por su esposa Bárbara inerte en la recámara de su departamento de Los Ángeles, sus ojos en blanco y una espuma color perla brotándole por la comisura de la boca,  y en cierta forma, su deteriorada imagen era como una más de sus canciones. 

Una última obra sórdida y elocuente como aquellas otras, por ejemplo “53rd and 3rd” ¿la recuerdas?, una canción que hablaba de un joven prostituto que trabajaba para los señores en la calle 53 de Manhattan, justo en la esquina de la avenida tercera. Más de uno decía que estaba basada en su experiencia personal; o aquella otra: “Glad to See You Go”, basada en su novia stripper de carácter violento con la que se drogaba semanas enteras. El siempre fue adicto a las drogas desde que era joven.

Dee Dee Ramone nació en el Fuerte Lee 51 años antes como hijo de un soldado y una dama alemana; toda su niñez anduvieron del tingo al tango por el trabajo de su papá, pero terminaron en Alemania, donde Dee Dee creció hasta que se hizo adolescente. Despues entre el alcoholismo de su papá y sus ruidosas broncas con mamá, Dee Dee lo único que quería era huir del hogar. ¿Pero cómo huir? Fue entonces que conoció la heroína, esa dama dulce y seductora.

Tal vez la droga propició que Dee Dee fuera bipolar, porque si bien era un artista creativo, sensible y lúcido también su carácter era volátil, lo que le atrajo toda clase de conflictos con sus amigos y cercanos; cárcel, rehabilitaciones y deterioro físico. Una vida difícil la de Dee Dee, con abundantes broncas, recelos y turbiedades.

Un día formó con un amigo un grupo musical, le pusieron Ramone porque Dee Dee leyó que su admirado Paul McCartney usaba de pseudónimo para registrarse en los hoteles el nombre de Paul Ramon, y a Cummings (en realidad su amigo Johnny) le gustó. Entonces así se quedó, después ocurrió lo que ocurrió. 

Quién sabe de dónde sacaron tanto éxito, pero sin duda Dee Dee tuvo mucha responsabilidad en ello escribiendo sus principales canciones, aunque las firmaban entre todos. El bajista se hizo muy famoso por su “one, two, three, four…” con el que iniciaban los conciertos, donde Dee Dee era el más prendido e intenso.

DeeDee fue un espíritu inquieto que buscó apaciguarse en otros ámbitos cuando sentía que la música lo aturdía, así fue pintor de algunas de sus portadas y aún es posible conseguir obras suyas en galerías de Los Ángeles por unos cientos de dólares; también fue actor de cine independiente y, por si fuera poco, en 2001 lanzó su libro titulado “Legend of a Rock Star, A Memoir: The Last Testament of Dee Dee Ramone”, escrito durante una gira por Europa.

En 2002 los Ramone fueron incluidos en la edición del Rock and Roll Hall of Fame y Dee Dee estaba muy contento, no hacía mucho Joey Ramone había muerto y para entonces todo le causaba una gran alegría o una gran tristeza. Ya no había término medio. Interpelado por un periodista sobre el reconocimiento, Dee Dee le respondió: “Me gustaría felicitarme a mí mismo” y se dio a sí mismo un abrazo fraterno. Ese mismo año apareció muerto.





No hay comentarios :

Publicar un comentario