jueves, 4 de junio de 2015

Woodstock: Tres días de Paz, Amor y Rock and Roll

Woodstock: 3 Days of Peace & Music, conocido coloquialmente como Woodstock, la película, es un documental estadounidense de 1970 que narra los hechos ocurridos en el Festival de Woodstock que tuvo lugar en agosto de 1969 en Bethel, Nueva York.

Hoy en día podríamos preguntarnos cuánto fue el precio que tuvo que pagar el público para escuchar a grandes del Rock como Jimi Hendrix, Santana, Janis Joplin, entre otros. Y la respuesta es muy sencilla: al principio los organizadores cobraban, para la época, 18 dólares para un solo día y 94 para los tres días de concierto. 

Sin embargo, fue tanto la afluencia de gente y, quizás, también el ambiente de amor y paz que los organizadores decidieron no cobrar ni un centavo más, dejando de esta manera, un concierto de enormes proporciones totalmente gratuito.

Si bien fueron tres días de paz, también cabe mencionar que se vivieron intensas noches de sexo y drogas, destacando el consumo de LSD y marihuana, aderezado con un poco de música Rock. 

Evidentemente estamos hablando de la época de los 60, en donde los "hippies", si bien pregonaban la paz y su odio hacia las guerras, específicamente a la de Vietnam, no se puede dejar a un lado que eran una generación en donde la droga formaba parte de su estilo de vida.


Santana

Este festival de música tuvo lugar en una granja de Bethel, Nueva York, los días 15, 16 y 17 de agosto de 1969. El festival tiene el nombre de Woodstock porque inicialmente estaba programado que tuviese lugar en el pueblo de Woodstock, en Ulster County; la oposición local casi cancela el evento, pero Sam Yasgur convenció a su padre Max Yasgur para acoger al concierto en los terrenos de la familia, localizados en Sullivan County.

Woodstock es considerado el mayor festival de música y arte de la historia, en el que se congregaron más de 500.000 personas, 340.000 más de lo que esperaba la organización. 

Esto quizás fue un punto bueno y malo al mismo tiempo ya que si bien mucha gente pudo compartir y disfrutar de los grandes de la música de la época, también trajo como consecuencia que las condiciones sanitarias dejaban mucho que desear ya que se organizó el festival pensando que iban a acudir unas 250.000 personas pero al final, debido a la gran cantidad de asistentes provocó que hubiera algo de delincuencia durante el festival, en contraste con las pretensiones de éste que pretendía ser una celebración a favor de la paz y del amor. 

Y adicional, hubo 3 muertos en los 3 días del festival. Una debida a una sobredosis de heroína, otra tras una ruptura de apéndice y una última por un accidente con un tractor. En mi opinión, si bien el número de muertos fue bastante escaso en comparación con lo grande y duradero que fue el espectáculo, éstas son cosas que no deberían pasar nunca, y mucho menos en un festival que se caracterizaba por ser pacífico.


Jimi Hendrix

Pero no todo fueron malas noticias, porque la generación de los 60 pudo disfrutar de artistas de alta categoría como Richie Havens (quien abrió el festival tocando 7 canciones), Joan Baez, Janis Joplin, Santana, The Who (grupo que logró tocar 24 canciones), Joe Cocker, Blood, Sweat & Tears, Jimi Hendrix, entre muchos otros. 

Muchos de estos cantantes y/o agrupaciones son totalmente desconocidos por la generación de jóvenes actuales y si los conocen es porque sus padres eran o son fanáticos, y bueno, ¿qué joven no ha escuchado en el carro de su padre "Hey Joe" de Hendrix o "Sampa pa' ti" de Carlos Santana?

Pero se preguntaran ahora, ¿sólo hubo un Woodstock? La respuesta es no. Se celebraron otros festivales: 1979, 1989, 1994 y 1999. Este último, de acuerdo a Michael Lang (organizador del festival Woodstock 2009), fue uno de los más desastrosos debido a los graves incidentes de violencia y violaciones que se produjeron en el espectáculo. 

En 1999 en el que las entradas llegaron a superar los 180 dólares, las botellas de agua costaban más de cinco y se llegaron a emitir unas tarjetas de créditos exclusivas para el festival, acciones no muy en consonancia con el espíritu de hippy con el que nació Woodstock en 1969.


Woodstock 1969

No podría negar que siento envidia, al no haber vivido esa experiencia musical en la que se presentaron lo mejor de lo mejor en 1969. Sin embargo, su legado permanece en nosotros, los amantes de la buena música y del Rock y espero, a pesar de las vicisitudes ocurridas durante el primer Woodstock y en los siguientes, que aprendamos a disfrutar este tipo de festivales musicales sin necesidad de llegar a la violencia y que realmente se puedan vivir 3 días de paz, amor y Rock and Roll.

El Documental

No hay comentarios :

Publicar un comentario