martes, 15 de septiembre de 2015

Jhonny Ramone a 11 años de su muerte


Si los Ramones llegaron a convertirse en la mayor banda de culto de todos los tiempos fue gracias única y exclusivamente a John William Cummings, conocido para la posteridad como Johnny Ramone, cerebro, caldera, locomotora y capitán de una banda a la que dirigió con mano de hierro como si la vida le fuera en ello. Y de hecho, le iba.

Y es que una vez inventada de la nada y casi sin querer la imagen del grupo, entre ficción y realidad, entre cómic y revista musical, las cosas nunca fueron fáciles para los Ramones, pues nunca se sintieron realmente recompensados por todos sus esfuerzos, por todos sus conciertos y por todas sus canciones.
Esta desesperanza habría acabado con cualquier banda, por muy punk que fuera y por mucha adoración que recibiera de sus fanáticos en los centenares de conciertos que hacían cada año. A falta de una estabilidad económica y unas condiciones lógicas para desarrollar su trayectoria, ahí estaba la tozudez y la personalidad marcial, casi dictatorial, del guitarrista Johnny para mantener a los Ramones a flote pasara lo que pasara.

Suyo es, por tanto, el mérito de que el grupo se mantuviera en activo desde 1974 hasta 1996. Johnny siempre dijo que se retiraría cuando ganara un millón de dólares y eso ocurrió después de más de 20 años de esfuerzo, sudor y punk rock con los amplificadores al máximo. Paradójicamente, el dinero comenzó a llegar con más fluidez después de su separación, haciendo realidad aquello de que no hay nada como no tener algo para echarlo de menos.

Sin embargo, los miembros del grupo no pudieron disfrutar mucho tiempo de su estatus de leyendas vivas, puesto que Joey Ramone falleció el 15 de abril de 2001, Dee Dee Ramone murió el 5 de junio de 2002, y Johnny nos dejó el 15 de septiembre de 2004, hace ahora justo once años. El último miembro original del cuarteto, Tommy, falleció en julio de 2014, cerrándose así para siempre uno de los capítulos más caóticos e icónicos del rock del siglo XX.

Pero precisamente por el undécimo aniversario de su muerte, en esta ocasión nos centramos en Johnny Ramone, a quien honramos seleccionando cinco canciones de su siempre frenético e inapelable catálogo. Es una de las figuras fundamentales del punk rock y cualquier homenaje es poco.

BLITZKRIEG BOP (1975)
Echando la vista atrás, resulta inconcebible que con este pelotazo los Ramones no pasaran automáticamente a nadar en piscinas llenas de billetes de 100 dólares, pero es que en realidad más bien poco sucedió tras su lanzamiento. En 'Blitzkrieg Bop' está la esencia de la banda y del movimiento punk, con una pegadiza melodía surfeando sobre una base rítmica que es como un tren de mercancías y una guitarra que arrasa con cualquier vestigio del rock progresivo tan de moda a mitad de los años setenta. Revolución con vúmetros en llamas.


SHEENA IS A PUNK ROCKER (1977)
A pesar de su aspecto de tipos rudos, los Ramones eran fanáticos tanto de los Beatles como de los Beach Boys. 'Sheena is a Punk Rocker' da buena muestra de ello. Es uno de los temas más populares de la banda, que ha sido versionado decenas de veces por artistas como Die Toten Hosen, Reincidentes, Rancid, Yeah Yeah Yeahs e incluso Per Gessle de Roxette.


DO YOU REMEMBER ROCK N' ROLL RADIO? (1980)
Cansados de dejarse la vida en la carretera y de que no pasara realmente nada grande, los Ramones aceptaron trabajar con el productor Phil Spector para su quinto disco, que llevaría por título 'End of the Century'. Las sesiones fueron tensas, claro, pues no es fácil trabajar con un tipo que tiene una pistola sobre la mesa de mezclas y actúa como un verdadero pirado. Phil aplicó su dichoso muro de sonido a los Ramones y logró darles un éxito razonable con esta canción homenaje a los años cincuenta. Sin víctimas por el camino, que se sepa.


PET SEMATARY (1989)
A finales de los ochenta las relaciones en el seno del grupo eran ya lamentables, debido por ejemplo a detalles sin importancia como que Johnny le robara la chica a Joey. Aceptemos que eso no ayuda a que cantante y guitarrista se fundan en uno para componer. Pero los Ramones eran tan grandes que estaban por encima de todo. Así se mantuvieron a flote y aportaron esta canción para la banda sonora de la película 'Pet Sematary', basada en una novela de Stephen King.


I DON'T WANNA GROW UP (1995)
Esta canción compuesta por Tom Waits y Kathleen Brennan abre 'Adiós Amigos', el último disco de los Ramones (con una horrible a la par que genial portada con dos dinosaurios con sombreros mexicanos). Fue el último gran éxito de la banda en activo, antes de su separación en agosto de 1996, tras un concierto en Hollywood. Y de nuevo, como siempre, la guitarra de Johnny ejerce como motosierra para degollar todo a su paso. Él no sabía hacerlo de otra manera y así fue hasta el final. Un titán inmortal del punk rock.

No hay comentarios :

Publicar un comentario