lunes, 21 de septiembre de 2015

Kevin Parker de Tame Impala le importa un carajo que sus discos sean pirateados


Al cantante e guitarrista de Tame Impala, Kevin Parker le da igual si sus fans se compran sus discos o los descargan ilegalmente. Así se lo ha hecho saber a Mary Anne Hobbes en su programa de 6 Music, lo único que le hace feliz es que su música guste, pague la gente por ella o no.

Mary Anne incidió de un modo especial en su entrevista con Kevin en si la música debería ser gratis o no.

En realidad Kevin no piensa que la música debería ser gratis, pero no se preocupa demasiado por la entente música- dinero, y piensa que es una pérdida de tiempo intentar parar a la gente de hacer una cosa que va a continuar haciendo. Y también instó a los fans a no hacer caso a las bandas que venden su música a compañías para meterla en anuncios como un medio alternativo para ingresar más dinero.

“Hay algunos CDs para los que ahorré durante meses para poderlos comprar. Pasaba literalmente dos meses ahorrando para comprar un CD. Pero luego más tarde un amigo me “tostaba” los Cds que había descargado ilegalmente, y era una experiencia poderosa, incluso aunque la calidad de sonido fuese un poco cutre”.

“Para mí eso demuestra que en realidad no se trata de cuánto pagues por ello, o incluso si es o no algo físico, puede tener un efecto en ti. No estoy seguro de que dice sobre los artistas que hagan dinero en el futuro. Obviamente los artistas necesitan hacer dinero, pero también creo que si haces algo bueno la riqueza va a topar contigo de alguna manera”.

¿Tira Kevin Parker piedras contra su propio tejado? Quizá sí. Habla desde un punto de vista más artístico que de comerciante. Una visión poco fenicia de la música, cuasi desinteresada.

“Si la música es libre, creo que cambia la experiencia, pero no necesariamente la abarata. No por ello es menos profunda”.

“Yo solía descargar música ilegalmente, todo el mundo lo hace. Nadie es inocente. Si alguien dice: ‘me encanta tu álbum, pero lo he descargado de forma gratuita”, entonces ¡bueno! No quiero sus 20 dólares”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario