lunes, 12 de octubre de 2015

10 rockeros que siguen vivos de puto milagro



Claro que es cierto que la vida de un musico sea desplazarse de un sitio a otro sin oponer resistencia, pero tambien lo es que muchos de ellos han pasado momentos relamente peligrosos, cruzando líneas rojas que ningún mortal debiera cruzar para hacer realidad el dichoso viejo lema de 'sexo, drogas y rock n' roll'.

De hecho, muchos se han pasado de frenada y han terminado viviendo tan deprisa que resultó inevitable que tristemente dejaran un (más o menos) bonito cadáver. Otros, más fuertes o más afortunados, según se mire, se han convertido en personajes casi inmortales que han sobrepasado todos los límites en lo que a vicios y excesos se refiere.

Se dejaron llevar por aquella de la vida 'salvaje' y milagrosamente están todavía entre nosotros para contarlo. Muchos de ellos incluso asegurando que ahora llevan una vida sana en la que disfrutan del esfuerzo del deporte y el olor de las flores. A continuación repasamos a una decena de músicos que lo dieron todo en los años de fiesta y pueden a duras penas recordarlo.

KEITH RICHARDS (71 AÑOS)

Si hay un rockero que es sinónimo de inmortalidad, ese es el guitarrista de los Rolling Stones. Escalofrío provoca recordar que ya en 1973 Keith Richards lideraba una lista del New Musical Express con las diez estrellas del rock que era probable que murieran pronto. La fama de inmortal que tiene de ahora es fruto de décadas de meticulosa dedicación.

"¡Fui número 1 en esa lista durante 10 años!", dice con cachondeo y algo de orgullo Keef en sus memorias, en las que relata todo tipo de adicciones y malos hábitos a lo largo de medio siglo (lo más sorprendente no es el contenido, sino la capacidad que tiene para recordar aparentemente todo). Y bueno, acaba de editar disco en solitario y planea lanzar nuevo material con sus Stones.

-

OZZY OSBOURNE (66 AÑOS)

Otro que tal baila, que sigue al frente de unos Black Sabbath a punto de despedirse para siempre y que escribe esto en su autobiografía: "He sobrevivido al choque de un avión con mi furgoneta, a sobredosis suicidas y a un largo menú de enfermedades venéreas, pero estuve a punto de perder la vida pilotando una cuatrimoto que pasó sobre un bache a la trepidante velocidad de tres kilómetros por hora. He cometido unas cuantas fechorías y siempre me atrajo el lado oscuro, pero no soy un demonio. En realidad soy un chico de familia obrera que dejó su trabajo en la fábrica para irse de juerga".


 

LEMMY KILMISTER (69 AÑOS)

De un tiempo a esta parte, el líder de Motörhead está sufriendo las consecuencias de lustros de Jack Daniel's, speed y máquinas tragaperras, relatados así en su autobiografía: "Llevábamos tres días despiertos engullendo dexedrina. Después nos entró un poco de paranoia y nos tomamos unos tranquilizantes, pero nos resultaron aburridos porque nos calmaron demasiado, así que nos metimos un poco de LSD y después algo de mescalina. La cosa empezó a salirse un poco de madre así que nos tomamos otro par de Mandrax y luego volvimos al speed. Cuando llegamos al camerino todos estaban fumando marihuana".


 

IGGY POP (68 AÑOS)

Iggy Pop irrumpió en la escena musical a finales de los sesenta comandando desde Detroit a los ruidosos y virulentos The Stooges. Banda legendaria que dinamitó la heroína, pues sus miembros pasaban semanas drogándose en su apartamento. Eso fue antes de que Iggy pasara una temporada en un psiquiátrico y terminara exiliándose a mitad de los setenta en el Berlín de David Bowie, donde la dieta básica era leche y cocaína. Supo reconducir a tiempo su carrera y su vida y, más de treinta años después, acaba de actuar en Oviedo.

 

ERIC CLAPTON (70 AÑOS)

Eric Clapton ya era el dios de la guitarra antes de ser Eric Clapton. Hablamos de los años sesenta, cuando en Londres todos le conocían por su abrumador talento y sabían que llegaría lejos. Ahora acaba de cumplir 70 años y lleva ya un tiempo amenazando con el retiro, pero durante los años en los que escribió Layla para conquistar a la mujer de George Harrison (lo logró bastante después, cuando se separaron) llegó a gastar 16.000 dólares a la semana en heroína y alcohol. Sorprendente su actual saludable aspecto de venerable hombre maduro rebosante de sapiencia.

 

BOB DYLAN (74 AÑOS)

No cuesta imaginarse a Bob Dylan en los sesenta, creando himnos incesantemente alimentándose de anfetaminas, marihuana, LSD, alcohol, cocaína y heroína. "Estuve en la carretera durante cinco años. Eso me agotó. Tomaba drogas y todo tipo de cosas para seguir adelante", desveló a Rolling Stone cuando aquella particular década en la que todo era posible estaba a punto de concluir. Este vídeo cantando con Johnny Cash viene a confirmar que quizás no pasaban sobrios demasiado tiempo.

 

TOM PETTY (64 AÑOS)

El músico estadounidense ha hablado por primera vez de su peligrosa adicción a la heroína durante los años noventa en una nueva biografía escrita por Warren Zanes. "Si alguien va a pensar que la heroína es una opción por conocer mi historia con esta droga, no quiero hacerlo", dice Zanes sobre una conversación con Petty, quien finalmente ha optado por no autorizar oficialmente el libro para dar libertad total al autor. No fueron buenos años los que Tom Petty pasó inmerso en las drogas duras.

 

SLASH (50 AÑOS)

De nuevo adicciones, vicios, excesos y una vida milagrosa -estuvo a punto de morir de sobredosis- en las memorias del que fuera guitarrista de Guns n' Roses: "Un doctor ubicó un desfibrilador cardioversor implantable en mi corazon cuando tenía 35 años. Es un aparato de unos 8 centímetros. Lo insertaron por la axila. Monitorea constantemente el ritmo cardíaco y produce electroshocks cuando el corazón late peligrosamente rapido o demasiado lento. Quince años de alcohol y drogas han inflado mi corazón al punto de explotar. Cuando finalmente me internaron, me dijeron que tenía seis semanas de vida".

 

NIKKI SIXX (56 AÑOS)

Por donde pisaba Mötley Crüe no volvía a crecer la hierba. Eran los años ochenta y Hollywood estaba en llamas con el rock de melenas cardadas y estribillos pegajosos. Hicieron lo que les dio la gana, pero tuvieron mucha suerte. Y es que el bajista Nikki Sixx, concretamente, terminó técnicamente muerto durante unos minutos por sobredosis de heroína una noche descontrolada cualquiera. Un fan del grupo que andaba con ellos le revivió con dos inyecciones de adrenalina en el corazón. La autobiografía del grupo es lectura obligada, entre desoladora y desternillante.

 

JOHN FRUSCIANTE (45 AÑOS)

El ahora exguitarrista de Red Hot Chili Peppers vivió el cielo, el infierno y otra vez el cielo, antes de descender otra vez. Y es que tras dejar el grupo en 1992 en plena gira del aclamado disco Blood Sugar Sex Magic (el resto tampoco son angelitos y andaban probando de todo) entró en fase de adicciones y depresiones, llegando a perder todas sus guitarras e incluso casi todos sus dientes. El grupo le rescató a tiempo para volver al cielo con Californication (1998) y, aunque ahora vuelve a ir a lo suyo, parece que la música sin presiones le mantiene razonablemente entretenido.


No hay comentarios :

Publicar un comentario