jueves, 15 de octubre de 2015

Neil Young escribe sus memorias ''Mi vida al volante'', en su pasión por los coches


Mi vida al volante, es la segunda parte de las memorias del músico canadiense Neil Young, que inició en el volumen 'El sueño de un hippie', y ha sido editado este mes por la editorial Malpaso.

El músico, de 69 años, desveló en la primera entrega de sus memorias algunos detalles personales de su vida, tales como sus primeros noviazgos, su matrimonio, la relación con sus hijos, así como otros detalles de su biografía, como su afición a los trenes --atesora un gran número de maquetas--, su relación con las drogas o su pasión por los coches.

Este último aspecto, así como su amor por los perros, son el hilo conductor de esta continuación de sus memorias. Desde el Monarch Business Cupé en el que un labrador de color amarillo llamado Skippy se subía cuando Young apenas tenía cuatro o cinco años, hasta su preocupación por el medio ambiente y la búsqueda por encontrar una manera más ecológica por seguir viviendo su vida "al volante".

Todas estas anécdotas que el músico desgrana a lo largo de más de 370 páginas se acompañan de las ilustraciones realizadas por el propio autor de algunos de estos coches: Pontiac, Corvette, Bentley Cupé, Jeep Overland, Chrysler Imperial Sedan o un Citröen Dos Caballos entre la larga lista de vehículos que han pasado por su vida.

Su infancia, sus recuerdos cuando con tan solo seis años contrajo la polio, sus primeros escarceos románticos, sus inicios con la banda Buffalo Spriengfield, y la furgoneta de la que su hijo Ben, con tetraplejia y parálisis cerebral, se había enamorado y que de hecho se convirtió en "uno de sus pasatiempos favoritos", son solo algunos de los pasajes de su vida en los que profundiza.

El libro se convierte también en testimonio de finales de los años 60 y principios de los 70, una época que marcó para siempre el destino del rock y de la música popular y que Neil Percival Young (nombre completo del artista) recordará siempre a través de las cuatro ruedas que le acompañaron en cada momento.

"El Black Queen, uno de mis coches favoritos, siempre me acompañará, sobre todo teniendo en cuenta que fue una pieza clave en mi vida y creatividad en los sesenta. El Black Queen define ese lugar donde la vida, la música y las máquinas se fusionan", señala Young en uno de estos capítulos.


No hay comentarios :

Publicar un comentario